Cristo es la respuesta

Josué 1:1-9

Es imposible no llorar, ni afligirse o sentir tristeza, cuando pasamos por estos valles sombríos de luto y soledad, los cuales sabemos que un día vendrán. Siempre inesperadamente, sin ser deseada, ni invitada, la muerte vendrá con su aguijón de dolor y tristeza, así está establecido por Dios, para todo ser humano.

Pero muy importante es oír la voz de Dios en los momentos de prueba y de dolor, cómo éstos, sobre todo porque los sentimientos y las emociones son más fuertes e intensas en tales circunstancias y porque nuestro corazón puede engañarnos y tomar la dirección de nuestras acciones, olvidándonos de hacer la voluntad de Dios.

El dolor y la tristeza puede postrarnos y sumirnos en el desaliento y es por eso que Dios le ordena a Josué: “levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo” Si dejamos de llorar y adoramos a Dios, y damos gracias por todo lo aprendido y recibido, por el ejemplo y la inspiración con que los siervos de Dios nos animan en la vida, nos levantaremos para proseguir el camino y avanzar hacia adelante, “a la tierra que yo les doy”. Dios nos desafía a “levantarnos de la tristeza” a seguir caminando y avanzando hacia adelante, porque aunque su siervo ya está en su presencia, nosotros no hemos llegado aún a la meta. (1 Tes 5:18)

“Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.” Esta es la grandiosa promesa que tenemos como hijos y siervos de Dios, como obra de AMIP.

«Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad.» (Mat 26:39-42)

La voluntad de Dios debe prevalecer aún en las horas más difíciles de nuestras vidas, aún en los momentos de dolor, no podemos sucumbir ante el sufrimiento y tenemos que mantener la sensibilidad para oír la voz de Dios sobre todo. Nunca nuestros sentimientos deben dirigir nuestras acciones, sino la voluntad de Dios, sobre todo y sobre todos nosotros. “Que no sea como nosotros queremos, sino como Dios quiere”.

La obra de Dios va más allá de nosotros mismos y de nuestro entendimiento porque ella pertenece absolutamente a Dios, y porque es el Dios eterno quien la sustenta y la cuida. Por que es Dios quien elige, llama y envía, pone y quita. Siempre edificando y construyendo su obra eterna para su gloria y honra. “Gloria y hermosura es su obra, y su justicia permanece para siempre.” (Salmos 111:3)

Jueves, 26 Septiembre 2019 12:26

COMO ESTUVE CON MOISÉS ESTARÉ CONTIGO

Escrito por

Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. (Jos 1:5)

Obedecer a Dios implica ir y avanzar sin detenerse, pase lo que pase. Quienes servimos a Dios sabemos y tenemos claro que en nuestro llamado, padeceremos persecución y enfrentaremos la oposición del adversario. Así describe el apóstol Pablo ésta realidad: “Porque de cierto, cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores”. (2Co 7:5)

Ante estos desafíos Dios promete que “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida” que grande promesa. No significa que estaremos libres de enemigos, de traidores, de personas sedientas de poder, de murmuradores, de oportunistas disfrazados; quiere decir que ninguno de ellos, podrán alterar los planes divinos, que Dios se ha propuesto llevar a cabo con sus siervos.

Dios no era únicamente el Dios de Moisés, también era el Dios de Josué y de Israel su pueblo y asimismo es el Dios nuestro. “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. (Heb 13:8) y es quien promete: “estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé”.

Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor”. (Fil 1:23)

Su amor y su pasión por Cristo lo impulsó todo el tiempo a llevar el evangelio más allá. Se llamaba asimismo un “obrero” “un soldado” y “siervo del Señor”

El Pastor José D. Muñoz mantuvo hasta el final su compromiso con Dios y la sana doctrina y ahora le espera La Corona de gloria... hace unos minutos se nos adelantó y fue ascendido a la presencia de Dios donde “es muchísimo mejor”

Para su amada Iglesia en Caparra, y para su amada familia y de parte de la Junta Directiva AMIP nuestros sentimientos de afecto y nuestras oraciones por fortaleza en estos momentos.

J O Tejeiro R.

Dios les bendiga apreciados Pastores e Iglesias Amip, amigos y lectores que se han mantenido cerca de nuestro servicio al Señor. El pastor Muñoz durante más de cincuenta años dedicó su vida por entero al servicio del Señor y de su obra. Los frutos visibles son notables alrededor del mundo: obreros en el servicio activo, almas salvadas y cientos de Iglesias que son luz y testimonio del poder de Dios.

Nuestro pastor ha luchado estos largos meses con su salud y después del reciente diagnóstico médico ha decidido refugiarse en su hogar y cerca a su iglesia y en la tierra que ama.

No puede trasladarse en un vuelo comercial por los riesgos que su estado conlleva y debe viajar en un avión ambulancia, cuyo costo asciende a $Us 32.000.00 Es por ésta razón que su familia y nosotros en AMIP apelamos a su solidaridad y cooperación con esta causa en favor de nuestro pastor y compañero de muchas batallas.

Envíe su ofrenda desde aquí https://www.gofundme.com/f/camino-a-mi-hogar-back-home-salm…

O directamente a las Oficinas de nuestra Tesoreria Internacional, destinadas a suplir esta necesidad. No dejemos de orar por el pastor, nuestra hermana Ruth, sus hijos y demás familiares que lo necesitan de forma especial en estos momentos.

Atentamente
Pastor J Omar Tejeiro R.

Página 1 de 19

Su aporte

Emisora

Contáctenos

1427 Ave Américo Miranda
Caparra Terrace San Juan , Puerto Rico
P.O. Box 193610
Phone: 1.787.793.6510
Mail: contacto@amipinstitucional.org

Predicaciones

Search