Cristo es la respuesta
Martes, 05 Noviembre 2019 14:15

LA TRANSICIÓN - AMIP Asociación Misionera de Iglesias Pentecostales Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)
LA TRANSICIÓN - AMIP Asociación Misionera de Iglesias Pentecostales Imagen cortesía de Pixabay

Para el momento en que Moises se paró frente a la congregación de Israel para su final discurso a ellos, habían pasado 40 años desde que Dios le habló desde la zarza ardiendo en Horeb (Éxodo 3:4-10). El había guiado fielmente a Israel desde Egipto a Canaan, siguiendo el curso que Dios había prescrito.

En el proceso, el había lidiado con el hambre de Israel, la sed, la discordia, la murmuración, los enemigos que les rodeaban y había llevado sobre sus hombros las incontables cargas de toda la congregación.

Ahora cuándo estaba cerca del final de su jornada, se prepara para pasar la antorcha del liderato a un hombre más joven devoto y dedicado, Josue, (Deut. 31:1-2, 7-8).

Dios había cumplido su propósito en Moisés, habiéndole escogido para ese particular momento en la historia. Ahora llegó el momento para un nuevo líder, no un clon de Moisés, pero alguien muy diferente, alguien dotado para la tarea de establecer a Israel en su nueva tierra.

Ya no era Moisés que lidió a una nación murmurante y difícil, Josue tendría que introducirles en la tierra prometida, ambos llenaron el cometido para el cual Dios los escogió.

En algún punto el liderato cambiará, Nadie puede alterar esa realidad. Los pastores y líderes de las iglesias envejecen y se retiran, y son inevitablemente reemplazados y eventualmente parten para estar con el Señor. Es por eso que la transición de liderato no debe ser sorpresa para nadie y mucho menos general conflicto.

Siendo que todo líder en cierto momento, será parte de este proceso de transición , y es importante entender la dinámica envuelta y hacer los preparativos necesarios espiritual y emocionalmente para enfrentar los retos que los acompañan.

Desafortunadamente la realidad revela diferentes cuadros. La transición de liderato a menudo engendra sospecha, luchas, celos, proteccionismo y resentimientos.

Y la lista de potenciales conflictos es larga, especialmente cuando sale un líder que ha dirigido por largo tiempo, especialmente si se trata de un pastor, pero esto ocurre por inseguridad, cuando es el concilio quien lo sustituye, puede que el pastor saliente se sienta desechado, pero un siervo de Dios debe siempre tener control de sus emociones y hacer siempre lo que es bíblico.

Un sucesor no debe sentir nunca la necesidad de llenar los zapatos de pastor saliente, porque no lo logrará. El tiene sus propios zapatos que llenar y si hace eso, Dios se encargará del resto. Por ejemplo: conflictos surgen cuando el pastor nuevo se siente disminuido cuando miembros De la Iglesia le siguen expresando demasiada admiración al líder retirado. El nuevo líder trata de establecer su posición como pastor, pero se enfrenta con la situación.

de que los miembros acuden al pastor retirado porque éste permanece en la congregación. Es pues necesario que el retirado persevere en alguna otra congregación, para que el nuevo pastor no tenga obstáculos en desarrollar su ministerio.

Los pastores que se retiran no deben querer seguir como guías espirituales de la congregación y si algún miembro le llama para consultarle algún asunto el retirado debe referirle a su nuevo pastor, o si no, ¿Qué ejemplo estaríamos dando a los creyentes durante el tiempo de transición? En el traspaso de la antorcha de liderazgo debemos honrar a Dios.

Con todos los retos que Moisés enfrentó conduciendo a Israel por 40 años a través del desierto, el se las arregló con la fortaleza del Señor y cumplió con su ministerio? Aunque cometió sus errores. Como cuando golpeó con ira la roca. Vuestro pastor se retira, pero Dios no. Vuestro pastor se retira, pero deja la iglesia en buenas manos. Primero en las manos quesiempre han sostenido a Caparra, las de nuestro Dios. Y segundo en las manos de un matrimonio experimentado. Forjados en fuego. Y llenos del Espíritu Santo. Y que conocen a Caparra y la aman. En cuanto a mi y mi amada esposa..solo puedo decir: «Hemos peleado la buena batalla, hemos acabado la carrera, hemos guardado la fe. Por lo demás, nos está guardada la corona de justicia, la cual nos dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a nosotros , sino también a todos los que aman su venida.» 2 Timoteo 4:7-8.

Visto 13 veces Modificado por última vez en Martes, 05 Noviembre 2019 14:21

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Su aporte

Emisora

Contáctenos

1427 Ave Américo Miranda
Caparra Terrace San Juan , Puerto Rico
P.O. Box 193610
Phone: 1.787.793.6510
Mail: contacto@amipinstitucional.org

Predicaciones

Search