Cristo es la respuesta

INTRODUCTION:

It is an undeniable truth that the woman occupies a foremost place in the mind of God and in the development of the home and the church. Since her creation she was recognized as the suitable helper. In other words, someone able to help, serve, complement and work hand in hand beside her husband for the benefit and blessing of her family. The Holy Scriptures devoted a full chapter to describe what is considered to be the goal of every woman: to become a virtuous woman.

Chapter 31 of the book of Proverbs is particularly interesting for the woman to whom has to live during this pandemic of the 21st century. In the midst of this crisis situation, illness, quarantine, unemployment and all the consequences that this pandemic of COVID-19 is causing around the world, women need, more than ever, to be that woman in which "the heart of her husband doth safely trust in her" and that "Her children arise up and call her blessed".

It is a crisis situation that is forcing us to let the best of our abilities and creativity as women out in order to help our family to cope with this time of difficulty. It is our desire that this little reflection be of help and serve as a guide in which to get ideas to live this time without fear, in a positive way, with our eyes and faith always placed in the Lord Jesus Christ who is our helper.

SITUATIONS CREATED BY THE PANDEMIC OF COVID-19

The emergence of this disease, which quickly became a global pandemic, and turned our normality of life into a real challenge, has been particularly difficult for women for several reasons:

1. It disrupted the family routine

The quarantine or "lockdown" that has been imposed in almost all countries, in various levels of severity, has forced us to deal with the continuing presence of the spouse and children in the home. This, which on the one hand could be seen as a blessing as giving the family more time to be united, in turn creates other problems. Having the entire family together for a few days is a blessing which gives us time to share, strengthen relationships and enjoy each other. But let's be honest, when that period goes beyond a few days, (here in Puerto Rico today, April 27, we have been in quarantine for 42 days in which only one family member can go out to buy food or medicine), boredom, concerns over the economic situation, frustrations of projects not achieved, etc., begin gauging the tensions, and all of this has consequences.

In the case of the spouses, this situation has a very strong emotional component, by feeling his routine of life altered, by failing to fulfill his role as a the provider, the concern for having lost his job or be prevented from working for so long. He was accustomed to be out of the house from 8 to 10 hours or more and is now locked up with nothing to do. This creates tensions that, unfortunately, in many cases has resulted in domestic violence situations in some homes. 

The routine for the children has also been disrupted. Schools closed and, in many countries, I was changed to learning online. The weight of this education in the home rests, in most cases, upon the women, who is a mother, but not a teacher. This woman was accustomed to the husband going out to work and the children going to school, and that left her time to deal with the household tasks or her own job, if she worked outside the home. Now she continues with her responsibilities, but now the weight to meet the education of their children at home is added to them. In some cases, without having adequate resources, as there are households that still do not have access to a computer or internet services. She has to take the time to help them with their homework, taking into account that, probably, the children by feeling out of the school routine, are not encouraged to sit down to study at home with mom as a teacher. We must also include in this analysis the influence of this time upon the children. They have also seen their routine disrupted by not being able to attend their centers of study and having to be locked up at home all day. This affects the mood, creates anxiety and sprout bad behaviors, mischievous character and an atmosphere of discomfort in the home.


2. Has affected the household finances 

One of the most difficult consequences of this quarantine has been the loss of jobs and, therefore, the loss of income in the home. Although, in some countries, governments have moved to provide some aid and economic assistance, we know that this will not be in the long term and that, sooner or later, the family funds will begin to be exhausted. This will require of the women, of all their skills to manage food resources of the home. Above all, bearing in mind that since everyone is limited to be in the home continuously, visits to the fridge and kitchen will become more frequent. Eating becomes a part of the entertainment when you are bored at home. Perhaps the children were eating two or three school meals (breakfast, lunch and afternoon snack). The woman has to learn to work with the few resources she has to feed her family.

3. It has imposed new burdens in habits of hygiene, disinfection and social distancing. 

The fight against the pandemic requires us to keep our social distancing, with all that implies emotionally. We are locked at home with our immediate family but unable to go to visit other loved ones and friends and of our time of entertainment outside the home. In addition to that, we have to keep standards of hygiene, the use of the mask or respirator, gloves, frequent hand-washing with soap and water, disinfection of products every time we go out on the street and buy food, etc. It is very probable that all these practices and measures of protection, hygiene and social distancing fall upon the woman to make sure the family practice.

4. It has disrupted the practice of the spiritual life of the family

All the temples are closed so that not only can we not routinely attend the house of God as we used to do, but neither can we exercise our various ministries as we used to do. We can no longer go out to evangelize the streets or visiting the sick in hospitals or attend women meetings or circles of prayer, nor give Sunday Bible schools to children in the neighborhoods or in the church. We must recognize that women are the majority of the membership of the church and, in many cases, they are the church’s moving force, helping in many activities.

But if there is something that this pandemic has taught us is that the Church is not the four walls of the temple, but each and every one of the lives that congregated there. Therefore, we now have to convert our homes into that place of worship and spiritual edification. Something that is not so simple when you do not have the collaboration of all household members, especially of the husband, who is who should carry the spiritual priesthood of the household. When this does not happen, it is up to the woman to stand up, just like Deborah in Israel, and assume the spiritual direction of home.

SUGGESTIONS FOR A CREATIVE WOMAN IN TIMES OF CRISIS

We can conclude that this quarantine period and its consequences have produced quite a difficult situation for women, but if there is an area in which women stand out in, it is to be creative and proactive in times of crisis. In the Bible we have women as Zipporah (Exodus 4:20-26), Abigail (1 Samuel 25:1-42) and Deborah (Judges 4 and 5) that are example of this. Zipporah, in a time of crisis in which her husband almost loses his life, took a flint in her hand, and circumcised her son (something that was the responsibility of Moses but which he had neglected), and thus saved her husband’s life and incorporated her son into the covenant with God. Abigail, in another moment of crisis, where the foolishness of her husband Nabal earned him the wrath of the king who was coming ready to kill him, but she went out to meet them and with wisdom and sagacity, and managed to calm the wrath of the king and save her husband’s life and his entire family. Deborah, in another moment of crisis of the people of Israel, the Scripture says that seeing how the enemies of the people of Israel were rising and harassing the people, and how the cities of Israel were decayed and desolate; she “arose as a mother in Israel”, and moved the people and Barak, leader of the army of Israel, into battle and obtained a great victory.

The Bible says that "Every wise woman buildeth her house; but the foolish plucketh it down with her own hands." (Proverbs 14:1). We have to stand up and, with the grace and
wisdom of God, develop ideas and plans to take our families forward in the midst of this crisis. We must use our abilities, skills and talents to reinvent ourselves and be virtuous
women who attend well her home, her husband and her children, without leaving aside our personal needs and our relationship with God.

The following are a number of suggestions that might be useful:

  1. First of all, it is very important that you stay well informed and up-to-date with regard to the pandemic, the situation in your country and what measures the government is taking in this regard, as well as of any aid that is giving its citizens to mitigate the situation. But make sure you are looking for your information in reliable means. Not everything that appears on the internet and on social networks is true.
  2. In the economic part, learn how to deal with the resources you have. Be frugal, and teach your family to be also. Use the wisdom of God, ask if you need it, to know how to offer a balanced and economical diet, that will satisfy your family. 
  3. You must prepare a budget for the home and try to stick to it as best as possible. You need to identify sources of income, how much income we hope to have, see what are the recurring expenses that are inevitable to pay, and decide what expenditures are not required and can be omitted at the moment. 
  4. A suggestion, if you have any land available, practice making a home garden. This pandemic is not going to disappear tomorrow or next month. We must accept that we will be long months under its effects. In Puerto Rico there is talk that we will be under social distancing measures for approximately 18 to 24 months. Therefore, planting some foods that will help us to reduce the costs of feeding is not a bad idea.
  5. Share recipes with other sisters in Christ. Between us we can help each other to maximize our resources and feed our families well. In some countries, I have seen sisters kneading bread for their families, something they had never done. It is about to be proactive and reinvent ourselves.
  6. In agreement with your husband, create a new routine for your home, plan your day, so that there is order and structure. This is very necessary for you and your children for a healthy coexistence. You must plan time to study, feeding, recreation, and spiritual communion. Household chores and responsibilities must be shared so that the entire burden does not fall on you, and everyone can be occupied.
  7. Plan activities for the family as, for example, exercise sessions, board games, reading time. Also make time to be alone with your husband, even it is just going out to the backyard or balcony, so that you both can calmly share each other and relieve the stress of the situation. 
  8. Take the opportunity to complete all those projects in the house that are overdue for lack of time, giving your husband and your children something to occupy their time in. Perhaps you have desired to paint the house for a while, or fix a door, or build a table, in the end, look around and think of all the times you have said: I would like to do such and such a thing, but I do not have time. Because, you know what? Now you have the time that you both wanted. 
  9. It is very important not to neglect your spiritual life in the midst of this situation. Be sure to take time out for your private devotional life, your private time with God. To be a blessing to others you must first be in the presence of the Lord and be ministered to by Him. That way you will receive the anointing to be able to affect the lives others.
  10.  Make time for the family altar, where all the family can gather together to pray, worship the Lord with spiritual songs and reflect on the Word of God. If your church is holding service using electronic means, either Zoom or any of the social networks, dress and prepare your family to be present and receive the Word of God. I, in my home, have insisted that we dress as if we were to go to the temple because I want them to feel that they are in the house of God and participate in the worship with due reverence.
  11. Think about how you can be a blessing to others who are in the same situation. Ask God for guidance and that He show you who you can minister to through a phone call or a small video using WhatsApp or any other similar application. Surely God will show you people who are in sorrow, loneliness or discouragement and to whom you can inspire and encourage with the Word of God. Testify about Christ in season and out of season.
  12. If you were a teacher of children in the church, maintain your contact with them, and call them from time to time, and maybe you can also organize a Bible class with them using any of the video and social media applications.Use your talents to be a blessing to others, such as Dorcas. The Bible tells us that she knew to sew and made beautiful robes to share with her sisters, it does not
  13. say that she was a preacher, a singer or a teacher, but she blessed others with her talent.

In the end, a Christian woman who puts her life in God's hands can be a channel of blessing and become that virtuous woman mentioned at the beginning. May God fill you
with grace, wisdom, love and patience and give you the ability, inventiveness, creativity and strategies for coping with this time of crisis. 

" Wherefore take up the whole armor of God, that ye may be able to withstand in the evil day, and, having done all, to stand." (Ephesians 6:13)

Publicado en Mensajes

"Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto. " Proverbios 3:9-10

Dios les bendiga. Damos toda la gloria a Dios por la oportunidad de exponer este tema. En este escrito, expondremos varios principios generales, entre otros:

  • La mayordomía de los recursos incluyendo el dinero.
  • La organización de las finanzas (presupuesto)
  • La fidelidad a Dios en tiempo de crisis.
  • La fidelidad de Dios que no está en crisis.

La mayordomía de los recursos incluyendo el dinero.

"Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel" 1 Corintios 4:2

A pesar de los tiempos de crisis o escasez, Dios nos está llamando a ser fieles administradores de lo que Dios ha puesto en nuestras manos.

Dios conoce los períodos de adversidad, económica o de pandemias. Él sabe todo lo que está pasando en nuestro mundo. También sabe lo que ha de venir.

Sobre todas las cosas, la Iglesia de Jesucristo pertenecemos al reino de los cielos. Dios se preocupa de cómo las circunstancias adversas afectan las vidas de Sus hijos. Esas circunstancias pueden ser a veces intensas y dolorosas, pero no hay necesidad de que nos abrumen o de que roben nuestra paz. Dios sabe lo que necesitamos y quiere que dependamos cada día de Él y de su provisión.

Jesús nos dice en Mateo 6:31-33:
"No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas."

Las crisis pueden brindar oportunidades para que el pueblo de Dios florezca espiritualmente y guíe a otros a Cristo, quien es nuestra única Roca y esperanza, no solo en el tiempo presente, sino por toda la eternidad.

  • Mire a Dios, en lugar de tu necesidad o de tu falta de recursos.

Nuestra respuesta a los tiempos difíciles estará determinada por nuestra perspectiva y en dónde esté nuestro enfoque. En medio de nuestra necesidad oramos a Dios para que Él la supla y seamos de testimonio a las personas que tenemos alrededor, de que tenemos al Dios que nos ayuda en la crisis, nos da respuesta a la presión y nos suple.

  • Pídele a Dios por tus necesidades y dale gracias por la provisión que ha de venir.
  • Sé fiel con tus diezmos y ofrendas

Pídele a Dios provisión, sabiduría, dirección y gracia para perseverar y para administrar lo que tenemos o tengamos y que aún en lo poco depender de Dios.

¿Has orado al respecto? ¿Estás pidiéndole a Dios que te proporcione tu “pan de cada día” y que te muestre qué pasos de acción Él quiere que tomes?

En Filipenses 4:6-7, Dios nos habla: "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús."

Dios sigue siendo el Dios de la Provisión.

Cuando los discípulos no habían pescado nada, Jesús. le dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; más en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. (Lucas 5:4-6). Cuando la viuda solo tenía un puñado solamente un puñado de harina en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; (1 Reyes 17:12) Dios hizo provisión y en los años de escasez, nunca le faltó.

"Cuando la viuda no tenía con qué pagar las deudas, Dios le dio la manera para que tuviera suficiente aceite para venderlo y poder pagar y vivir con lo que le sobró." (2 Reyes 4)

Si le somos fiel a Dios con los diezmos y ofrendas y aún más en tiempos de crisis, le demostramos a Dios nuestra fidelidad a Él. Dios no fallará en abrir las ventanas de los cielos para derramar sus bendiciones hasta que sobreabunde.

Es creerle a Dios que Él lo va a hacer y confesar su Palabra, aunque no lo veamos: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. (Filipenses 4:19)

• Preséntale a Dios la iglesia y las vidas que no conocen a Cristo

Pídele a Dios que utilice este tiempo de confusión e incertidumbre para traer avivamiento y despertar espiritual a nuestras vidas, nuestras iglesias, a nuestro país y en todos los países. (Habacuc 3:2)

• Aprende el secreto del contentamiento.

El contentamiento viene de creer que Dios ha provisto todo lo que necesitamos para el momento presente y que Él proveerá todo lo que necesitaremos en el futuro (Salmos 73:25-26; Filipenses 4:11-13; 1 Timoteo 6:6-8

Saca el descontento de tus palabras o de tu interior ¿Estás murmurando, quejándote, inquietándote, expresando que lo que Dios te ha provisto no es suficiente para satisfacer tus necesidades?

• Pídele a Dios que haga cumplir Sus propósitos.

Dios nos está pasando por unos procesos para que aprendamos a creerle a Él en medio de la prueba y en medio de la escasez. A no depender del hombre sino solo de Él.
Dios usa la adversidad para mostrarnos lo que hay en nuestros corazones, para sacar cosas que a Dios no le agrada, y para que profundicemos en nuestra dependencia de Él. Los tiempos de escasez pueden llegar a ser tiempos de gran bendición, ya que la gente se despoja de sí misma y sus corazones se vuelven hacia el Señor (Deuteronomio 8:3).
¿Estás más centrado en la satisfacción de tus propias necesidades y en resolver tus problemas que en ver los propósitos de Dios cumplirse en tu vida, en los que te rodean, y en aquellos que no conocen a Cristo?

• Permite que Dios reordene tus prioridades

En los tiempos de dificultades económicas o de pérdidas tenemos que identificar cualquier tendencia a acumular “cosas” que no necesitamos, y nos hacen tomar medidas para desarrollar un estilo de vida más moderado (Lucas 12:15, 31, 34).

¿Necesitas redefinir cuáles son tus “necesidades”? ¿Necesitas hacer algunos ajustes en tus gastos, con el fin de ser capaz de vivir de acuerdo con tus posibilidades y/o dar más para satisfacer las necesidades de los demás?

Tenemos que pedirle a Dios estrategias para enfrentar las crisis económicas. Pedirle sabiduría a Dios para organizar las finanzas y tener un presupuesto con lo poco que haya. Al establecer un presupuesto, se debe establecer una prioridad en los gastos importantes y eliminar o posponer otros.

Bien importante es ajustar el presupuesto y no usar tarjetas de crédito para las necesidades básicas. Si no hay posibilidad de pago, no se use la tarjeta de crédito, solo en casos extremos de emergencia.

Todo proyecto que se emprenda sea analizando si contamos con los recursos. Jesús nos dio ejemplo en Lucas 14:28 Los pastores deben de hablarle a la iglesia que no importa la escasez o la crisis, nunca dejemos de serle fiel al Señor con nuestros diezmos. De esa fe depende el que veamos a Dios moviendo su mano en favor nuestro.

"Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre." Hebreos 13:5-6

En la iglesia, los pastores deben definir las prioridades de gastos. Y tener presente un presupuesto para ayudar al que esté pasando por una necesidad.

En la crisis, los pastores con su iglesia podrán idear actividades para generar fondos.

• Pon tu confianza en el Señor.

En Él se puede confiar. Él te ama, Él conoce lo que enfrentas, y Él tiene cuidado de ti. Dios está en Su trono y está haciendo cumplir Sus propósitos en tu vida y en el mundo. Confía en Él para que satisfaga tus necesidades, Él proveerá.

  • Recuerda lo que Dios ha hecho en el pasado (Deuteronomio 8:2).
  • Confía en Su carácter (Salmo 36:5, 7).
  • Recuerda Sus promesas (Josué 23:14).
  • Niégate a ceder ante el miedo o la ansiedad (Salmo 46:1-3; Isaías 54:10).
  • Evita tomar el asunto en tus propias manos. No dejes que el miedo te conduzca a los lugares que Dios no quiere que vayas (Génesis 12:10; Rut 1:1).

Practica dar como Cristo.

La tendencia natural en tiempos de incertidumbre financiera es retener lo que tenemos y dar menos. Pero ¡qué gran oportunidad de demostrar la grandeza y el poder de Dios con nuestras ofrendas! Pregúntale a Dios cómo puedes ejercitar la fe y reflejar Su corazón generoso en tu dar en este tiempo (2 Corintios 8:1-4; 9:8).

¿Tu manera de dar refleja el corazón generoso y dador de Cristo? ¿Cómo quiere Dios que tú crezcas en gracia al dar durante este tiempo?

Regocíjate en el Señor.

Sin importar lo que esté pasando en el mundo o en tu situación financiera personal, ¡no dejes que el enemigo te robe la alegría! ¡Si lo tenemos a Él, somos ricos, tenemos todo lo que necesitamos, y tenemos razones para alegrarnos! (Habacuc 3:17-18).

Publicado en Mensajes

"Honour the Lord with thy substance, and with the firstfruits of all thine increase: So shall thy barns be filled with plenty, and thy presses shall burst out with new wine." Proverbs 3:9-10. 

God bless you. We give all the glory to God for the opportunity to deliberate on this topic.  

In this article, we will present a number of general principles, among others:

  • The stewardship of resources including money.
  • The finance organization (budget)
  • Fidelity to God in time of crisis.
  • God’s fidelity which is not in crisis.

The stewardship of resources including money.

"Moreover, it is required in stewards, that a man be found faithful." 1 Corinthians 4:2.

Despite the times of crisis or scarcity, God is calling us to be faithful stewards of what God has placed in our hands.

God knows the periods of adversity, economic or pandemics. He knows everything that is going on in our world. He also knows what is to come.

Above all else, the Church of Jesus Christ belongs to the kingdom of heaven. God cares about how the adverse circumstances affect the lives of His children. These circumstances can sometimes be intense and painful, but there is no need for them to overwhelm us or steal our peace. God knows what we need and wants us to depend in Him and his provision every day.

Jesus tells us in Matthew 6:31-33:

"Be not therefore anxious, saying, What shall we eat? or, What shall we drink? or, Wherewithal shall we be clothed? For after all these things do the Gentiles seek; for your heavenly Father knoweth that ye have need of all these things. But seek ye first his kingdom, and his righteousness; and all these things shall be added unto you. Be not therefore anxious for the morrow: for the morrow will be anxious for itself. Sufficient unto the day is the evil thereof. 

Crises can provide opportunities for the people of God to flourish spiritually and lead others to Christ, who is our only rock and hope, not only in the present time, but for all eternity. 

• Look to God, instead of your need or lack of resources.

Our response to the difficult times will be determined by our perspective and where our focus is. In the midst of our needs, we pray to God so that He supplies our needs and we can become witnesses to the people around us, that we have a God who helps us in the crisis, gives us a response to our pressure and supplies us.

• Ask God for your needs and thank him for the provisions that are to come.

• Be faithful with your tithes and offerings

Ask God for provision, wisdom, guidance and grace to persevere and to manage what we have and to depend on God even in scarcity.

Have you prayed about it? Are you asking God to provide your "daily bread" and to show you what steps he wants you to take?

In Philippians 4:6-7, God tells us: "In nothing be anxious; but in everything by prayer and supplication with thanksgiving let your requests be made known unto God. And the peace of God, which passeth all understanding, shall guard your hearts and your thoughts in Christ Jesus.

God is still the God of Provision. 

When the disciples had not caught any fish, Jesus said to Simon: “And when he had left speaking, he said unto Simon, Put out into the deep, and let down your nets for a draught. And Simon answered and said, Master, we toiled all night, and took nothing: but at thy word I will let down the nets. And when they had done this, they inclosed a great multitude of fishes; and their nets were breaking;” (Luke 5:4-6).

When the widow had only a handful of flour in the jar, and a little oil in the vessel; (1 Kings 17:12), God made provision and in the years of scarcity, she never lacked.

When the widow did not have resources to pay her debts, God gave her the means to have enough oil to sell and be able to pay her debts and live with what was left over. (2 Kings 4).

If we are faithful to God with our tithes and offerings and even more in times of crisis, we show God our fidelity to Him. God will not fail to open the windows of heaven to pour out His blessings upon us until they overflow.

It is believing in God, that He is going to do and confess his Word, though we do not see it: "My God shall supply all your need according to His riches in glory by Christ Jesus.” (Philippians 4:19).

• Present God the church and the lives that do not know Christ

Ask God to use this time of confusion and uncertainty to bring revival and spiritual awakening to our lives, our churches, our country and the world. (Habakkuk 3:2).

• Learn the secret of contentment.

The contentment comes from believing that God has provided everything we need for the present moment and that He will provide everything you need in the future (Psalms 73:25-26; Philippians 4:11-13; 1 Timothy 6:6-8).

Take the discontent out of your words or from your heart. Are you murmuring, or complaining, being anxious, expressing that what God has provided is not sufficient to meet your needs?

• Ask God to fulfill His purposes.

God is putting us through some processes so that we learn to believe Him amidst the trials and scarcity. To not depend on man but only in Him.

God uses adversity to show us what is in our hearts, to take out those things that God does not like in us, and to deepen our dependence of Him. Times of scarcity can become times of great blessings, because people bare their soul and their hearts turn to the Lord (Deuteronomy 8:3).

Are you more focused on the satisfaction of your own needs and solving your own problems than in seeing God's purposes be fulfilled in your life, in those around you, and those who do not know Christ? 

• Allow God to reorganize your priorities

In those times of economic difficulties or losses we have to identify any tendencies to accumulate "things" we do not need, and make us take measures to develop a more moderate lifestyle (Luke 12:15, 31, 34).

You need to redefine what are your "needs"? You need to make some adjustments in your expenses, in order to be able to live according to your possibilities and/or give more to meet the needs of others? 

We have to ask God for strategies to cope with economic crisis. Ask God for wisdom to organize the finances and to have a budget with what little you may have. When establishing a budget, we must set a priority in what are major expenditures and eliminate or postpone others.

It is very important is to adjust the budget and do not use credit cards for basic needs. If there is no possibility of payment, do not use the credit card, only in cases of extreme emergency.

We should analyze every project that is undertaken in order to see if we have the resources. Jesus gave us example in Luke 14:28.

Pastors must speak to the church that no matter the scarcity or crisis, never cease to be faithful to the Lord with our tithes. Upon that faith depends whether we see God moving
His hand on our behalf.

"Let your conversation be without covetousness; and be content with such things as ye have: for he hath said, I will never leave thee, nor forsake thee. So that we may boldly say, The Lord is my helper, and I will not fear what man shall do unto me." Hebrews 13:5- 6.

In the church, pastors must define the priorities for expenditure; and have a budget in place in order to help those who are going through a need.

In the crisis, the pastors with their church may devise activities to generate funds. 

• Put your trust in the Lord.

You can rely in Him. He loves you, He knows what you are facing, and takes care of you. God is on His throne and His purposes are being achieved in your life and in the world. Trust in Him to have your needs fulfilled, He will provide. 

  • Remember what God has done in the past (Deuteronomy 8:2).
  • Trust His Character (Psalms 36:5, 7).
  • Remembers His promises (Joshua 23:14).
  • Refuse to surrender to fear or anxiety (Psalms 46:1-3; Isaiah 54:10).
  • Avoid taking matters into your own hands. Do not let that fear lead you to those places that God does not want you to go (Genesis 12:10; Ruth 1:1).

Practice giving as Christ did.

The natural tendency in times of financial uncertainty is to retain what we have and give less. But what a great opportunity to demonstrate the greatness and power of God with
Our offerings! Ask God how you can exercise your faith and reflect His generous heart in your giving at this time (2 Corinthians 8:1-4; 9:8).

Does your way of giving reflects the generous giving heart of Christ? How does God want you to grow in grace by giving during this time of crisis?

Rejoice in the Lord.

Regardless of what is going on in the world or in your personal financial situation, do not let the enemy rob you of your joyfulness! If you have Him, we are rich, we have everything we need, and we have reasons to rejoice! (Habakkuk 3:17-18).

Publicado en Mensajes

COLGARON SUS ARPAS

UNA HERRAMIENTA BÍBLICA PARA EL OBRERO EN TIEMPOS DE CRISIS


Salmo 137:1-2 Junto a los ríos de Babilonia, Allí nos sentábamos, y aun llorábamos, Acordándonos de Sion. 2 Sobre los sauces en medio de ella Colgamos nuestras arpas.

La experiencia del exilio caló hondo en el pueblo de Dios. Setenta años de cautividad representaron un duro golpe a la moral y la dignidad, que se pueden explicar por etapas ligadas una a la otra. La pérdida de su independencia nacional fue un enorme trauma para los hebreos. “En aquel tiempo los servidores de Nabucodonosor, rey de Babilonia, subieron contra Jerusalén; y la ciudad fue sitiada.... Y llevó en cautiverio a toda Jerusalén: a todos los magistrados, a todos los guerreros valientes (un total de diez mil cautivos), y a todos los herreros y artesanos. No quedó nadie, excepto la gente más pobre del pueblo de la tierra.... El rey de Babilonia proclamó rey en lugar de Joaquín a su tío Matanías, y cambió su nombre por el de Sedequías” 2 Reyes 24:10-17.

Este versículo nos ayudará a contextualizar la magnitud de la deportación o el destierro a Babilonia y sus efectos en el plano emocional y religioso. Además de significar un fuerte golpe a la identidad del pueblo de Dios, se necesitó tiempo para procesar las razones, los motivos y la finalidad de este acontecimiento. Traemos este ejemplo histórico, ya que nos deja apreciables enseñanzas para enfrentar obstáculos de forma que podamos salir probados y aprobados en la hora de la tormenta.

Hay etapas que se pueden enumerar en este proceso de destierro y deportación, que tenían como finalidad purificar al pueblo de Dios a pesar de que este no compendia la finalidad de este, veían todo esto como una experiencia contradictoria en todos los sentidos. Siempre, detrás de una experiencia crítica está la mano de Dios, aunque no la vemos, perfeccionando a su pueblo, La primera etapa la podemos definir como de “confusión” para un pueblo llamado a ser luz de las naciones.

La segunda etapa fue la “adaptación” a una nueva forma de vida, a una nueva cultura, en otro entorno. El entorno era pagano y por lo tanto hostil. La adaptación a lo desconocido es lo que más temor nos produce, todo es nuevo, todo es diferente y genera un rechazo que surge espontáneo. Lo más complejo es que de allí no podían salir, era algo así como una cárcel espiritual. Así son las pruebas, una especie de celda donde la llave de la liberación está en las manos de Dios y de esas prisiones solo Dios nos puede sacar.

La tercera etapa fue la “desconexión” con los lugares físicos de adoración. Para todo hebreo no es lo mismo Babilonia que Jerusalén, ni el Éufrates ni el Tigris que el Rio Jordán. Nada de la majestuosa Babilonia podía sustituir el arraigo a Jerusalén y su templo. Basta con detenerse en los Salmos para comprobar cuán importante era el templo como centro de adoración, refugio y consuelo. En ese templo Dios escuchó la oración de Ana, “la estéril” y la bendijo con muchos hijos. En ese templo Dios se manifestaba de una forma sobrenatural y vigorizaba a sus sacerdotes.

La cuarta etapa, la de la “nostalgia” tan bien expresada en el Salmo 137. El pueblo hebreo marcado a fuego por sus orígenes y destino divino, recordaban a la distancia con tristeza y dolor los gratificantes momentos que vivieron en la tierra de la promesa. ¿Qué nación podía contar grandezas de un Dios que abre el mar para que su pueblo pase en seco? ¿O que sus profetas asciendan al cielo en un carro de fuego? ¿Cómo olvidar a su padre Abraham, a Jacob, a Moisés, y todos los varones que Dios levantó con poder para hacer de ellos una nación poderosa? En el exilio ese era el pensamiento, ¿volveremos a nuestra tierra, nos restaurará el Señor como en el principio de nuestros días?

La quinta etapa podemos definirla como la etapa del desaliento, que viene con una pérdida de motivación y desánimo. En esta etapa quizás una de las más críticas (ya que el exilio se prolongaba), el pueblo fue perdiendo el entusiasmo de alabar a Dios y “colgaron sus arpas”. No fue pérdida de fe, más bien fue una etapa de gran desaliento y desesperanza ya que el futuro era incierto.

Y la sexta etapa es recuperar la esperanza. Dios no nos abandona, ni nos deja huérfanos. En el destierro, en la deportación se dieron muchos procesos, pero Dios se encargó de mantener viva la esperanza, esa que algunos dicen que es lo último que se pierde, y que nosotros jamás debemos perder. El Salmo 126 nos da una imagen clara y vívida de la experiencia de restauración, porque Dios es el que convierte nuestra tristeza en gozo “Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion, Seremos como los que sueñan. Entonces nuestra boca se llenará de risa, Y nuestra lengua de alabanza; Entonces dirán entre las naciones: Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos”.

Si algo aprendí con los años es que la naturaleza humana es la misma en cualquier época y nación. El ser humano tiene las mismas carencias, necesidades y limitaciones, a pesar de que el mundo se ha sofisticado, el corazón del hombre es el mismo. El hombre tiene un vacío interior que solo Dios puede satisfacer.

Hoy estamos viviendo una experiencia en cierto aspecto similar, nos sentimos en un exilio que nos puede afectar en lo espiritual y emocional. Se nos hace más difícil tomar nuestras arpas para adorar con el mismo entusiasmo y motivación que cuando lo hacíamos en la Jerusalén de nuestros templos, compartiendo con alegría los unos con los otros.

Quizás ya hemos atravesado algunas de las etapas que experimento el pueblo de Israel,

1) Confusión, y basta con ver en las redes sociales la maraña de interpretaciones dispares para definir con claridad el tiempo que estamos viviendo. He notado que a pesar de los años que llevamos en los caminos del Señor estamos observando con cierto asombro y sorpresa algo que la misma palabra nos advertía en diversos pasajes. Las pruebas traen su dosis de confusión y tenemos que acudir como “Asaf” al santuario de la oración para entender con claridad que propósito tiene todo esto, porque “el mundo, su plenitud y los que en el habitan son propiedad del Señor”.

2) Adaptación, como creyentes hemos tenido que hacer un esfuerzo especial para adaptarnos a este tsunami que no perdonó ni a ricos ni a pobres, ni a jóvenes ni a ancianos, ni a cristianos y paganos. El cambio fue abrupto y repentino. Los cambios cuando no son favorables son difíciles de digerir, a veces son un trago amargo como esa copa que “nuestro Señor tuvo que beber porque era la voluntad del Padre”. Cabría preguntarnos si estamos dispuestos a beberla, no es agradable, pero es la copa de la obediencia, la copa que nos enseña que debemos someternos a la soberanía de Dios, aunque ella no sea de nuestro gusto. Para beber esta copa y enfrentarnos a esta adversidad que no se asemeja a nada conocido, tendremos que entrar al huerto de la renuncia de nuestro confort y comodidad y decir como Pablo: “He aprendido a contentarme cualquiera sea mi situación”. Para poder llegar a esta afirmación seguramente Pablo dobló mucho sus rodillas, pero aprendió la lección. Quizás hoy más que nunca, donde no tenemos nada en esta tierra a que aferrarnos como medio de escape, nos aferramos fuerte de la roca de nuestra salvación y esto último es lo que nos enseña a depender exclusivamente de Dios ya que ni el hombre ni la ciencia nos pueden ofrecer la seguridad y confianza que encontramos en el aposento alto. Esto nos dejará una lección “La calidad de un cristiano se mide en la adversidad”

3) Desconexión, así como en la tercera etapa el pueblo hebreo quedó desconectado de su centro de adoración en Jerusalén, hoy añoramos el día en que podamos retornar a nuestras reuniones, pero por encima de todo estamos descubriendo cuánto nos necesitamos los unos a los otros, y cuán importante es la casa del Señor. Alguien dijo que “las cosas se valoran cuando se pierden, hay algo de cierto en esta afirmación. Hay algo que estoy escuchando frecuentemente y también es mi propia experiencia, el valor de cada hermano sin importar su rango, cada uno aporta algo valioso que yo necesito, que me edifica. Ahora entendemos la importancia de la iglesia como “cuerpo de Cristo” donde cada integrante tiene su valor, su talento, sus dones, su espíritu de servicio.

4) Nostalgia, Estamos en nuestros hogares, pero de alguna forma desconectados físicamente y anhelamos ese encuentro filial, somos la familia de la fe. La nostalgia es de alguna forma el recuerdo acompañado de tristeza por aquellas cosas que una vez fueron nuestras, pero hoy no están al alcance de nuestras manos. Estamos en el exilio de nuestras casas, miramos a la distancia el templo, a nuestra familia de la fe con la cual nos reuníamos para honrar a Dios. Añoramos el abrazo que hoy no podemos dar ni recibir, el apretón de manos. Son la falta de esos afectos en gran medida, los que hacen de esta hora de prueba, la carencia de algo que tanto anhelamos. Si algo rescatamos de bueno en esta adversidad es el valor que tiene ese tiempo donde nos reuníamos para compartir nuestras alegrías y tristezas, nuestras victorias y porque no nuestras derrotas, donde la congregación nos rodeaba con sus brazos de apoyo y consuelo para continuar adelante.

5) Desaliento, por último, nos vamos a detener en esta quinta etapa que vivió y experimentó el pueblo de Israel en el exilio, el desaliento y el desánimo que los llevó a “colgar sus arpas”. En determinado momento se les hacía difícil poder cantar cánticos de Sion en tierra extraña, y en un tiempo de profunda tristeza “Colgaron sus arpas”. Hay periodos en nuestra vida tan extraños e incomprensibles que nos sentimos tentados a “colgar nuestros guantes”. Nos rendimos ante la situación, sentimos que nos supera y perdemos el espíritu de combate. Hermano, no te turbes, esto no es nuevo. Ya lo han vivido siervos de Dios y está plasmado en la Palabra. Las circunstancias golpearon tan duro sus emociones que decidieron dejar su actividad y aun su ministerio, como ocurrió con Moisés, y el más explícito el de Elías, entre otros. Elías se exilió en la cueva de la congoja. Pero de allí lo sacó el Señor y le dio pan y agua y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta el monte de Dios. Las circunstancias cambian, hay días oscuros, noches sin estrellas. Pero hay cosas que jamás cambian.

Primero, Dios no cambia ni está sujeto ni preso por ninguna circunstancia que ocurra en esta tierra; segundo, la Palabra de Dios no cambia, y tercero, Jesús es el mismo hoy, ayer y por los siglos. Y eso es lo que estamos experimentando en nuestro exilio, que la luz sigue brillando, que Dios sigue presente, que la Palabra sigue siendo nuestro alimento y que lo bueno está por llegar. Jesús dijo “en el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo”. Nuestra fe está siendo probada en esta hora difícil. Está siendo probada para que sea purificada como el oro. 1 Pedro 1:7 “para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual, aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”, ¿Estamos en el horno?, definitivamente sí, y es necesario que lo estemos, hay escoria que no vemos, pero que Dios tiene que erradicar de nuestra vida, con la finalidad de que nos transformemos en vasijas de honra.

6) Esperanza. No podemos negar que a veces no vemos la luz al final del túnel. Hay circunstancias que no solo nos roban nuestras energías, tampoco nos permiten mirar el futuro con entusiasmo. Me viene a la mente aquellos discípulos descorazonados que caminaban rumbo a la aldea de Emaús. Para ellos la muerte de Cristo representaba el fracaso, decepción, desilusión. Si no comprendemos los planes de Dios y sus propósitos eternos corremos el riesgo de perder la esperanza. La esperanza se recuperó cuando Jesús se les acercó camino a la aldea y les abrió las Escrituras y el entendimiento para que entiendan las Escrituras. Hoy las Escrituras siguen siendo nuestra fuente de inspiración y la herramienta de comprensión que usa el Espíritu Santo para mantenernos firmes en la esperanza del evangelio. Una pregunta que debemos hacernos en estos tiempos. ¿Cuánto conocemos de la Palabra? ¿La leemos metódicamente o la desempolvamos para llevarla solo a las reuniones? Hermano, no olvides que la Palabra tiene las respuestas a tus interrogantes, ella ilumina nuestra mente y es la espada del Espíritu Santo, útil para todo aquello que contribuye a nuestro crecimiento y salud espiritual y emocional. La Palabra también contiene promesas que reavivan la esperanza, nos afirma en la fe y ordena nuestros pensamientos. Apropiémonos de estas herramientas que Dios ha puesto a nuestro alcance y vamos a cruzar este valle de sombra de muerte sin temor alguno porque la vara y el cayado del Señor nos infundirán aliento.

Hermano, consiervo, “No cuelgues tu arpa”, cobra aliento y comienza a alabar al Dios grande y poderoso y recibirás fortaleza de lo alto.

Publicado en Mensajes

"El estableció testimonio en Jacob, y puso ley en Israel; la cual mandó a nuestros padres que la notificasen a sus hijos" (Sal. 78:5).

El primer deber del hombre no es precisamente adquirir alimentos, vestido y demás cosas, ni tampoco predicar o hacer obra misionera, sino buscar primeramente el Reino de Dios y su justicia, a fin de rendirle la adoración que Él merece; después lo demás viene «por añadidura».

Ésta experiencia de luto, dolor y cuarentena universal nos ha obligado a replantearnos varios aspectos que formaban parte de nuestra “cultura cristiana” especialmente la que tiene que ver con los templos o lugares de culto. Crecimos equivocadamente denominando “iglesia” a los edificios y construcciones y de repente con el tiempo muchos olvidaron que “nosotros somos la iglesia

Éste desenfoque condujo a muchos líderes a darle más valor a los edificios que a las personas y a cuidar más los aspectos materiales de la Iglesia que a las personas. He sido testigo y conozco historias de algunos mal llamados “pastores” que expulsaron un día sus rebaños para apoderarse de las propiedades y lugares del culto, sin tener ningún remordimiento. Hoy para bien de muchos de nosotros en el final de los tiempos, Dios permitió no la destrucción de nuestros templos o lugares de culto, sino la destrucción de muchos de nuestros añejos conceptos de cultura cristiana y está emergiendo la verdad indiscutible de que “la iglesia somos nosotros” y que para adorar a Dios no se requiere estar en Jerusalén o en Samaria, o en algún lugar determinado, sino que los verdaderos adoradores, adoraremos a Dios en Espíritu y en verdad.

Nuestros Deberes Como Padres

Pero en ésta nueva dinámica universal Dios también nos ha recordado los deberes que tenemos como padres respecto a la adoración al Señor en la familia, que muchos padres descuidaron irresponsablemente delante de Dios. Se ignoraron negligentemente mandamientos muy claros que nos ordena Dios, como son:

Instruye al al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” (Pr. 22:6).

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.” (Dt 6:6-9)

Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre,
Y no dejes la enseñanza de tu madre;
Átalos siempre en tu corazón,
Enlázalos a tu cuello.
Te guiarán cuando andes; cuando duermas te guardarán;
Hablarán contigo cuando despiertes.
Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz,
Y camino de vida las reprensiones que te instruyen.”

(Prov 6:20-23

Jesús y La Adoración

Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” (Jn 2:20-24)

Adorar es postrarse ante Dios y es una expresión de amor y respeto ante Él. Es dar obediencia completa al Señor. Es orar, reverenciar, y es la aceptación de Dios como “objeto de adoración”. Es el acto de estar ante Su Majestad, El Rey del universo. Un adorador es un piadoso y devoto, y es la adoración a Dios que nos conduce a la piedad y devoción y es la falta de adoración o nuestra negación de adorar a Dios, que hace al hombre impío, y lo conduce a la impiedad, hasta hacerlo vivir impíamente.

La adoración sigue siendo una especie de misterio. Puede ser planificada pero no programada; puede tener lugar entre cientos que se congregan o donde hay solamente dos o tres congregados. Es por causa de Dios y por su maravillosa obra que tenemos el deseo de adorarle. Por esta razón nosotros los Pastores no debemos sentirnos mal o inseguros porque “la iglesia en la casa” está funcionando mientras nuestros templos están cerrados.

La Atmósfera Espiritual.

Israel estuvo cuatrocientos treinta años en una atmósfera de cautiverio y opresión, humillación e injusticia, allí su vida era dolor, esclavitud y muerte, no tenían ninguna esperanza. Ellos desconocían otro tipo de vida, hasta que Dios se le reveló a Moisés. (Éxodo 3:18) La única forma que aquello iba a cambiar era que ellos fueran libertados de esa condición y salieran de esa atmósfera de terror y muerte y decidieran servir a Dios.

Alabar es celebrar, glorificar, cantar y la expresión más usada es «Aleluya» una expresión hebrea de «alabanza» a Dios que se ha incorporado a casi todos los idiomas del mundo. Alabanza es agradecer: es la expresión de gratitud y reconocimiento por todo lo recibido. Es ofrecer sacrificio u ofrenda a Dios.

La oración, la alabanza y la adoración pertenecen a la atmósfera espiritual, donde Dios habita. Vamos a decir que nosotros necesitamos la atmósfera terrestre, para poder vivir en esta tierra. Esa atmósfera terrestre, se compone esencialmente, de oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono. El oxigeno lo necesitamos para respirar, el nitrógeno es una capa protectora que impide que caigan a la tierra, meteoritos, estrellas y también desechos planetarios. El dióxido de carbono lo necesitan las plantas para vivir. Sin el reino vegetal no existe el reino animal, y ninguno de estos reinos existirían sin el reino acuífero o acuático. La atmósfera de los peces, es acuática, ahora la atmósfera del alma es espiritual: oración, alabanza y adoración.

El ser humano fue creado para vivir y respirar en una atmósfera espiritual de oración, adoración y alabanza a su Creador. La vía a través de la cual se recibe el poder divino debe ser preservada con el fluir de gozosas alabanzas que se elevan hacia su hacedor. La ruptura del vínculo bendición-obediencia provocada por el pecado silenció la alabanza del ser humano hacia Dios e introdujo el egoísmo, los sentimientos de autocompasión y queja (véase Gn 3.9-12). Pero ahora ha llegado la salvación y la vida en Cristo, y ahora al haber recibido a Jesucristo como Salvador, la vida cotidiana nos llama a orar y oír la palabra de Dios para comunión y sabiduría. Pero nuestro diario camino a Dios en esa comunión debe estar recubierto de alabanza: «Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanzas» (Sal 100.4). Tal senda plena de alabanza alimentará nuestra devoción, fiel a la obediencia y al gozo constante en el servicio al Señor, que no se limita a la liturgia dentro de los lugares de culto, sino que se experimenta en la vivencia diaria y en un andar en santidad, devoción y adoración al Señor.

Pastor J Omar Tejeiro R.
Para Herramientas de Enfoque Bíblico.

Publicado en Mensajes
Jueves, 26 Septiembre 2019 12:26

COMO ESTUVE CON MOISÉS ESTARÉ CONTIGO

Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. (Jos 1:5)

Obedecer a Dios implica ir y avanzar sin detenerse, pase lo que pase. Quienes servimos a Dios sabemos y tenemos claro que en nuestro llamado, padeceremos persecución y enfrentaremos la oposición del adversario. Así describe el apóstol Pablo ésta realidad: “Porque de cierto, cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores”. (2Co 7:5)

Ante estos desafíos Dios promete que “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida” que grande promesa. No significa que estaremos libres de enemigos, de traidores, de personas sedientas de poder, de murmuradores, de oportunistas disfrazados; quiere decir que ninguno de ellos, podrán alterar los planes divinos, que Dios se ha propuesto llevar a cabo con sus siervos.

Dios no era únicamente el Dios de Moisés, también era el Dios de Josué y de Israel su pueblo y asimismo es el Dios nuestro. “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. (Heb 13:8) y es quien promete: “estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé”.

Publicado en Mensajes

Quiero tomar prestada estas palabras con que titulo este tópico. Las escuché hace varios años atrás, al pastor Luís M. Ortiz, quien las usó en una exhortación dirigida a todos los pastores allí presentes: Obedecer a Dios cuesta caro, desobedecerlo cuesta más caro. Que frase tan sabia y necesaria hoy. El líder que tiene una misión divina, debe ante todo saber escuchar y obedecer a Dios, aquí radica todo su éxito. No puede sucumbir a las presiones humanas, ni a las muchedumbres, no puede ver el peligro o el precio de sus decisiones, no puede ceder al tiempo, tiene que esperar, pues todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere en Dios, tiene su hora marcada desde el mismo cielo. No debe sucumbir ante las tentaciones del poder, de la comodidad y de la abundancia. Saúl era un hombre ungido para ser rey, pero no tenía autoridad para tocar el ministerio, hay personas que han sido elegidas para una determinada labor y han usurpado funciones haciendo otras cosas. Conocí el caso de una persona que era el contador financiero de una institución misionera y con el tiempo tomó el centro del liderazgo y empezó a controlar todo aspecto de la obra, al punto tal que causó una tragedia en su organización, de la cual hasta el día de hoy actua como si fuese el dueño de la misma. En una ocasión lo confronté porque lo oí referirse a los gastos de ciertos misioneros que verdaderamente hacían una labor encomiable y le hice notar que estaba equivocado, sé que no le agradó.

Publicado en Mensajes

Salmo 100 CANTAD ALEGRES


Este es un Salmo de alabanzas, salmo corto que lo cantaba el pueblo cuando se acercaba al Templo para ofrecer su sacrificio al Señor. “Entrad por sus puertas con acción de gracias. Por sus atrios con alabanzas:” La Palabra nos dice que cuando ofrendemos lo hagamos con alegría y regocijo porque Dios bendice al dador alegre.

Publicado en Mensajes

Tenemos una profunda necesidad de Dios y de su Espíritu; es algo urgente e impostergable. Todos lo sabemos y lo sentimos. Sabemos que estamos vacíos de Dios por que nos sentimos huecos. Tenemos mayor conocimiento de la Biblia hoy dia, pero menor relación personal con Dios. Pareciera que las bendiciones nos han alejado del Dios que nos bendice y nosotros estamos conformes. No nos damos cuenta, pero el materialismo ( el apego a las cosas materiales y el amor a una vida cómoda y de abundancia) nos han robado la intimidad con Dios.

Publicado en Mensajes

Dios se lo dijo a Abraham y le enseñó a ver más allá de su mundo limitado y confuso. Le ordenó salir de su tierra y dejar a sus parientes y coterráneos. Él había nacido ahí pero le pertenecía a Dios. Dios había reservado a Abraham para la grandeza y su futuro estaba lleno de luces como las estrellas del cielo.

Publicado en Mensajes
Página 1 de 3

Su aporte

Emisora

Contáctenos

1427 Ave Américo Miranda
Caparra Terrace San Juan , Puerto Rico
P.O. Box 193610
Phone: 1.787.793.6510
Mail: contacto@amipinstitucional.org

Predicaciones

Search