Cristo es la respuesta

"Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones." Salmos46:1

En este tiempo, estamos enfrentando situaciones atípicas, que han hecho que salgamos de nuestra rutina para adaptarnos a nuevas realidades que nos hacen sentir de forma latente nuestra fragilidad.

Quizás la crisis ha llegado a tu vida en forma de problemas en el ámbito laboral, económico, familiar, matrimonial, tu situación emocional no es la mejor y parece que tu mundo se desmorona, porque has perdido lo que tenías por valioso, piensas que de esta situación no podrás salir, ves que el camino se hace escabroso; hoy escribo para decirte que hay un lugar donde puedes refugiarte en este tiempo de incertidumbre.

Es un lugar al que puedes ir con la seguridad de que no te van a despreciar, allí serás bien recibido, para ti habrá consuelo y fortaleza, te hablo de los brazos de Dios, quizás hasta ahora te has refugiado en tu familia, en tus amigos o hermanos de la iglesia, pero te has decepcionado porque nadie te ha podido ayudar en realidad.

Si los pensamientos te abruman y el miedo a perecer te atormenta, estas desanimado y ya no tienes fuerzas para seguir; te recomiendo correr a los brazos de tu padre, tal vez lo habías dejado de lado, estabas muy ocupado para atender a su consejo y lejos de su presencia te sentías culpable por no ser fiel; corre no te detengas, corre y que nada te impida regresar a los brazos del padre que te ama, él te hará entender que en medio de todas tus tribulaciones él te acompañara, para darte fuerza y sabiduría para salir adelante.

Háblale hoy al señor y dile

Señor perdóname por ignórate, he descubierto que no puedo enfrentarme la crisis sin tu ayuda, necesito sentir tu amor y tu misericordia en mi ser, gracias Señor por recibirme en tus brazos para ampararme, tu eres mi padre y yo soy tu hijo, gracias Señor por tu amor, en el nombre de Jesús.

Publicado en Mensajes

Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve”. Malaquías 3:17

Somos el tesoro de Dios, un tesoro que es menospreciado en el mundo, a veces lejos de estar alegres, estamos abatidos con tantas circunstancias que se nos presentan, los pensamientos vienen a nosotros como una ráfaga disparada por el enemigo, con el fin llevarnos a la amargura.

Tal vez clamas y Dios parece que no escucha, parece que te ha olvidado, no tiene interés en tu situación, todo esto hace que tus emociones sean como una avalancha que quiere sepultar tu fe, quizás quieras rendirte, piensas en volver atrás, dirás que no vale la pena seguir sumergido en tanta tribulación; si esta es tu situación y lo escrito aquí se parece mucho a los pensamientos que te llevan a pensar que no mereces la gracia de Dios, tal vez sea cierto que las cosas que hoy te desagradan son consecuencia de tus decisiones, pero déjame decirte que el Señor quiere rescatar tu alma de cualquier ataque del desánimo, es por eso que ha permitido que este leyendo estas líneas que me ha inspirado para ti, ahora con disposición en tu corazón puedes recibir esta palabra de bendición para tu vida, querías que Dios hablara contigo y él está dispuesto a hacerlo a través de este escrito.

Dios te dice: yo nunca te he abandonado, nunca te dejare, eres mi especial tesoro, te cuido como la niña de mis ojos, porque te amo envié a mi hijo a morir en el flagelo de la cruz; yo siempre te amare y no estoy dispuesto a dejar que perezcas, yo tengo un plan marcado para ti, no tienes que decir nada, no te justifiques, solo espero que hagas una sola cosa. Confía en mí.

Amigo lector ríndete delante del Señor, que tu voluntad hoy esté sujeta a la voluntad de Dios, demuéstrale que confías en su palabra, dale las gracias porque te ha hecho su tesoro precioso.

Ora y dile

Señor gracias por perdonarme, si he fallado perdóname, ayúdame a verme como lo que realmente soy para ti, dame la fuerza para vencer los ataques del enemigo, yo creo que tienes para mí un propósito de bendición, te doy gracias por tu palabra en el nombre de Jesús.

Publicado en Mensajes

Josué 1:9 RVR1960
Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

Publicado en Mensajes

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. Santiago 1:2-4

Cuando leo esta expresión que por cierto es extraña recuerdo lo que dice la palabra acerca de la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento; sin lugar a dudas la palabra santa, nos muestra como la obra de Dios en nosotros hará que se manifiesten en nuestra vida ciertas actitudes y comportamientos que parecieran contrarios a lo que normalmente sucede en la vida de cualquier persona.

Esta palabra no dice que el cristiano tenga que estar feliz por la situación difícil que pueda estar pasando, pero sí que se regocije en el Señor, porque él siempre está dispuesto a dar ayuda, además en los momentos de prueba y dolor nosotros como cristianos podemos distinguir como el Señor se mueve en nuestro favor, ósea que a cada situación de prueba le acompaña una bendición. Es cierto que a veces en medio de la turbulencia que ocasiona la prueba, no podemos ver la bendición que le acompaña, pero estarás de acuerdo conmigo en que al pasar dicha situación recordamos lo sucedido y contemplamos con alegría al Señor ayudándonos.

Si estás pasando por una prueba debes recordar que el señor te ama y en esta situación que enfrentas, Dios quiere quitar de tu vida aquello que no es edificante, eso que te impide servir a Dios con libertad y te quiere entregar bendición; recuerda que las pruebas te hacen más paciente y el Señor declaro que la paciencia es muy importante para nuestro andar cristiano, "Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almasLucas 21:19.

Te aconsejo

  • No busques un culpable por tu sufrimiento, ten en cuenta que la prueba hace parte de nuestra caminata cristiana.
  • Sin importar el origen de tu dificultad pide a Dios en oración que te ayude a entender el propósito por el cual ha llegado la prueba a tu vida.
  • Responde de forma positiva al Señor que desea verte en entrega total a Dios que te fortalece.

Ora conmigo

Señor hoy entiendo que tu no me has abandonado, ayúdame a dar valor a todo lo que estás haciendo por mí, enséñame a perseverar en tu camino, que de mí se desprenda lo que no edifica y que yo pueda ser el Cristiano que tú quieres que yo sea, te doy gracias por mis pruebas y por sus beneficios, quiero ser paciente y te pido que me ayudes a lograrlo en el nombre de Jesús.

Publicado en Mensajes

AMIP Radio Bogotá

Predicaciones

RSS

Contáctenos

1427 Ave Américo Miranda
Caparra Terrace San Juan , Puerto Rico
P.O. Box 193610
Phone: 1.787.793.6510
Mail: contacto@amipinstitucional.org

Su aporte

Search