Cristo es la respuesta

Inspírame Señor, cuando mi alma siente que decaigo. Cuando siento que abajo mis pies se hunden y mis ojos se oscurecen y me pongo torpe en mi andar, como tanteando a ciegas, buscando algo a lo cual aferrarme para no caer. Inspírame cuando el dolor me embarga por algún beso traidor, por la flecha de algún guerrero que se volvió contra mí. Cuando me veas Señor llorando a solas por el miedo que me azota adentro, cuando me veas entre las olas sumergiéndome, cuando me mires en alguna cueva triste, cuando me encuentres en algún altar tirado sin poder hablar, cuando notes que estoy claudicando entre dos pensamientos, cuando sepas que me estoy durmiendo como un atalaya cansado de otear el viento, cuando descubras que me estoy cansando, es que necesito Señor de tu inspiración.

Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.” S. Marcos 16:14-18

 "Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan." (Juan 1:6)

Antes que nada, quiero aclarar que cuando hablamos de un “hombre” nos referimos a la humanidad en general, o sea, tanto hombre como mujer, ya que la Palabra nos enseña que en Cristo “ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” Gálatas 3:28

Por medio de la revelación del Espíritu, asimismo por su Palabra, Dios nos dice que El está buscando hombres, hombres con características propias y especiales, las cuales Él anhela ver en sus siervos.

"Y no pudo hacer allí ningún milagro; sólo sanó a unos pocos enfermos sobre los cuales puso sus manos. Y estaba maravillado de la incredulidad de ellos.” Marcos 6:5-6

Dios manifiesta su poder sobre aquellos que humildemente apelan a su amor y misericordia y depositan su fe y esperanza en Él. Leemos que “en Nazaret no creyeron” y desde allí se valida el dicho que ”No hay profeta sin honra sino en su propia tierra.”

"La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo." Juan 14:27

En las zonas frías del Canadá y de los Estados Unidos, los campesinos libran una guerra contra los lobos salvajes y tienen una forma de matar lobos usando el instinto asesino de las fieras, clavan un cuchillo filoso en el hielo y atan al cuchillo carne fresca llena de sangre, el lobo huele la sangre de la presa y viene a buscarla, entonces empieza a lamer la sangre donde está oculto el cuchillo, hasta que tocando el cuchillo se corta la lengua y al sentir su sangre fresca se excita y lame con mayor intensidad, hasta que se devora y bebe su propia sangre y se come su propia lengua, finalmente muere desangrado.

El amor de Dios es abundante y es una fuente inagotable de bien y de paz. Tiene el poder de consolarnos cuando por alguna razón nos afligimos y nos llena el corazón cuando nos sentimos tristes o vacíos interiormente.

Experimentamos el amor de Dios cuando lo adoramos y lo exaltamos, porque es así la forma en que nos relacionamos con Él. Su amor protector es el amor de Padre, su amor redentor y perdonador es el amor de Cristo su Hijo Unigénito, y su amor vivificante y caudaloso es el amor del Espíritu Santo, el cual se derrama sobre nosotros como lluvia y nos ministra fortaleza.

"Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz. Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?" Juan 18:37-38

Todo lo que percibimos en nuestra vida de paso por el mundo, es solo una apariencia: la belleza, la fuerza, la sexualidad, la sabiduría, las riquezas, la religión, el poder, la política, el placer, etc. Aparentemente todas éstas manifestaciones, dones, habilidades y talentos humanos son de gran relevancia y estima para todas las personas sin excepción, sin embargo no llenan en verdad nuestros corazones, y aunque nos gastamos toda nuestra existencia para poseer tales cosas, un día tarde o temprano, descubrimos que lo único que hicimos fue vivir para el mundo y padecer aflicciones. En Juan 16:33 leemos: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

"Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra." Mateo 28:16-20

Hay cosas que usted las arregla con una llamada, una mirada, un acto simple. Hay cargas que usted puede llevar en un dedo, en una mano, en dos manos, pero otras necesitarán ayuda de tu familia y amigos y muchas manos y fuerza.

Pero hay cosas tan pesadas que sólo se mueven con grúa y otras tan grandes que sólo la mano De Dios puede moverlas. Una enfermedad incurable, un vicio recurrente, un pecado esclavizante, una gran deuda, un problema que te supera.

Requieres de un milagro... del poder, la potestad y la fuerza de Dios. La capacidad de Dios va más allá de nuestras capacidades humanas y son parte de su manifestación de gloria, amor y misericordia.

"Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho.
Y los ojos de ellos fueron abiertos." Mateo 9:29-30a

El creer es prioritario. Somos lo que creemos ser y al que cree todo le es posible. El creer antecede a lo que somos. Si somos ciegos espirituales es porque hemos creído en la oscuridad, antes que en la luz. Es por esto que sin fe no se puede agradar a Dios. Creer en Dios es ser semejante a Dios, creer en los ídolos hace idólatra a la gente, creer en el licor convierte a los hombres en borrachos, si crees en la violencia serás un subversivo, etc.

!Prepare su corazón y su mente¡

"... Dios ha sido bueno y me ha permitido llevar su palabra por las naciones, llegando a conocer países como: Colombia, Puerto Rico, Alemania, Holanda, Francia, Grecia, EE.UU., República Dominicana, Entre otros."

Nací el 30 de julio en la ciudad de Madrid en el hospital de La Paz, crecí en una familia de 6 hermanos, éramos católicos practicantes.

A la edad de 11 años, un viernes de septiembre de 1985, estaba un parque al lado de mi casa y casualmente había en aquel sitio un culto evangelístico y me llamó la atención los cánticos, eran dos misioneras una colombiana y otra puertorriqueña, junto a ellas había una joven española, la cual me paró y me contó como Dios la sacó de la prostitución y de una familia de madre prostituta y un padre drogadicto.

Me llamo la atención de cómo me hablaba del amor de Dios a su vida y de cómo perdonó a sus padres por el daño que sin saberlo le hacían.

Su aporte

Emisora

Contáctenos

1427 Ave Américo Miranda
Caparra Terrace San Juan , Puerto Rico
P.O. Box 193610
Phone: 1.787.793.6510
Mail: contacto@amipinstitucional.org

Predicaciones

Search