Cristo es la respuesta

Somos Lo Que Creemos


"Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. Y los ojos de ellos fueron abiertos." Mateo 9:29-30a.


El creer es prioritario. Somos lo que creemos ser y al que cree todo le es posible. El creer antecede a lo que somos. Si somos ciegos espirituales es porque hemos creído en la oscuridad, antes que en la luz. Es por esto que sin fe no se puede agradar a Dios. Creer en Dios es ser semejante a Dios, creer en los ídolos hace idólatra a la gente, creer en el licor convierte a los hombres en borrachos, si crees en la violencia serás un subversivo, etc.


!Prepare su corazón y su mente¡


En Job 32:19 el patriarca habla de la lucha que tiene en su interior: "De cierto mi corazón está como el vino que no tiene respiradero, y se rompe como odres nuevos."¿Y el tuyo como está, respira o no? 

Jesucristo se retiró a esta misma necesidad de cambio en la humanidad cuando dijo: "Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura. Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente." Mateo 9:16-17 ¿Estas dispuesto a dejar lo viejo para emprender una vida nueva y extraordinaria con Jesús tu Salvador

Aunque nos parezca increíble Dios anhela misericordiosamente intervenir en nuestras vidas para ayudarnos a ser diferentes y como él desea que seamos. Lea esto y viva feliz y en paz con Dios: "Este es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré." Hebreos 10:16. 

Ahora el creer depende inicialmente de lo que pensamos y sentimos. Esa es la razón por la cual nuestras ideas difusas de Dios, se limitan en principio, a concepciones tradicionales, socio culturales y religiosas y también es cierto que nuestros miedos y conductas tienen mucho que ver con el estado interior de nuestra alma y corazón.


La palabra de Dios dice que es con el corazón que se cree para justicia, con la mente razonamos y con nuestras bocas confesamos para salvación. Romanos 10:8-10 Es por eso que al salvarnos Dios toca nuestro corazón y nuestras mentes para ayudarnos a sentir, a entender y a creer, pues sin fe es imposible agradar a Dios. 

Aquí Comienza el Cambio 

El cambio en nuestras vidas no depende de las demás personas. Si tú esperas que los demás actúen diferente para cambiar después, te equivocas. No piense conforme al común de la gente que te rodea, piensa distinto para que te distingas. Haga ahora mismo lo que Dios te dice y serás desde hoy un nuevo ser. 


Pablo escribió estas palabras extraordinarias dirigido por el Espíritu Santo: "No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal." Romanos 12:2, 21

«La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.» Jn 14:27

En las zonas frías del Canadá y de los Estados Unidos, los campesinos libran una guerra contra los lobos salvajes y tienen una forma de matar lobos usando el instinto asesino de las fieras, clavan un cuchillo filoso en el hielo y atan al cuchillo carne fresca llena de sangre, el lobo huele la sangre de la presa y viene a buscarla, entonces empieza a lamer la sangre donde está oculto el cuchillo, hasta que tocando el cuchillo se corta la lengua y al sentir su sangre fresca se excita y lame con mayor intensidad, hasta que se devora y bebe su propia sangre y se come su propia lengua, finalmente muere desangrado.

Dios quiere que seamos cuidadosos, que nunca nuestro corazón permita que el odio y la crueldad se apodere de él, Dios no quiere que vivamos enfrentados en batallas inútiles y crueles, donde nos devoremos unos a otros y nos auto destruyamos. A veces el peor daño es ese donde no cuidamos las palabras, y dejamos que nuestra lengua en vez de ser instrumento de bendición, sea de maldición y dolor. La Biblia nos dice que nuestra guerra no es contra sangre y carne sino contra fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes.

En Filipenses 4:5-7 leemos éste maravilloso consejo: “Vuestra bondad sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.”

El amor de Dios es abundante y es una fuente inagotable de bien y de paz. Tiene el poder de consolarnos cuando por alguna razón nos afligimos y nos llena el corazón cuando nos sentimos tristes o vacíos interiormente.

Experimentamos el amor de Dios cuando lo adoramos y lo exaltamos, porque es así la forma en que nos relacionamos con Él. Su amor protector es el amor de Padre, su amor redentor y perdonador es el amor de Cristo su Hijo Unigénito, y su amor vivificante y caudaloso es el amor del Espíritu Santo, el cual se derrama sobre nosotros como lluvia y nos ministra fortaleza.

Si no sientes el amor de Dios en tu vida es porque no has creído en Cristo, esa es la razón por la cual te sientes condenado(a) a causa de tus errores, o perdido(a) frente a un mundo tan complejo, y te persigue la soledad interior, la tristeza, la frustración y el odio. No puedes amar a Dios si no crees, ni confías en Él. «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.» Juan 3:16

Cristo el Hijo de Dios te ama y es tu único y suficiente Salvador, acepta su ayuda y su amor restaurador y sea libre de la soledad, el resentimiento, la frustración y el odio para siempre.

J Omar Tejeiro R.

Es interesante resaltar que en el proceso de restauración Dios usó hombres de gran sensibilidad y visión, leemos en Esdras 1:5 «Entonces se levantaron los jefes de las casas paternas de Judá y de Benjamín, y los sacerdotes y levitas, todos aquellos cuyo espíritu despertó Dios para subir a edificar la casa de Jehová, la cual está en Jerusalén».

Levantar o edificar una obra requiere de individuos que no solamente tengan deseos sino que posean además gran sensibilidad espiritual, para oír a Dios y ver el dolor, la aflicción y la necesidad en el pueblo y estén dispuestos a levantarse de su comodidad e incomodarse por la obra de Dios.

Un liderazgo Sabio Tiene la Capacidad de Atraer en Lugar de Alejar la Colaboración de Otros.

Página 5 de 5

Su aporte

Emisora

Contáctenos

1427 Ave Américo Miranda
Caparra Terrace San Juan , Puerto Rico
P.O. Box 193610
Phone: 1.787.793.6510
Mail: contacto@amipinstitucional.org

Predicaciones

Search